Brisa Logo

Aventuras del velero Brisa navegando rumbo a Uruguay
28 April 2022

Navegando los Corrientes

El día diez de abril salí de la Bahía Honda al lado Pacífico de Panamá con intención de irme a la Isla Catalina, un viaje de veinte y pico millas náuticas.

La ruta de Brisa el diez de abril

Cuando salía de la bahía encontré un buen viento demasiado en contra con la rumba a Catalina. De ceñida a babor podría irme a Ensenada Naranjo, al norte de Punta Mariato por la costa occidental de la Península Azuero. Desde allí podría esperar una buena oportunidad para irme por el sur de la península a Ensenada Benao. Ensenada Benao es un buen lugar para esperar una oportunidad de redondear por Punta Mala al Golfo de Panamá.

Con la puesta del sol faltaba tres horas llegar a Ensenada Naranjo. Decidí irme por la noche al sur de la península. Si no, debería ponerme a la deriva hasta la madrugada para entrar a Ensenada Naranjo.

Ese fue mi primer error.

Diagrama de la ruta de Brisa el once y doce de abril

Redondeando a Punta Mariato, el viento baja a nada. A la deriva, fue derivando más que un nudo hacía atrás. Decidí encender el motor para poder hacer ganas en vez de sufrir pérdidas. Yendo con motor toda la noche, me despedía cada media hora para echar una vista del alrededor, comprobar mi ubicación, y verificar el rumbo.

De la mañana había viento de nuevo. Yendo con vela en ceñida no podía irme con rumbo directo. Sin cambio del rumbo ni cambio del viento, la marcación empeora más y más. El diagrama muestra mi ruta. En la región marcada “CC” puedes ver cómo el rumbo deriva más y más al sur.

Fue consciente que, si vira a estribor, la corriente va a ponerme con rumbo atrás. Decidí continuar ceñida a babor. Esperaba que la corriente disminuyera cuando estaba más afuera de la costa y con aguas más profundas.

Ese fue mi segundo error.

Ensenada Corral, Isla Boná, Golfo de Panamá

La corriente sigue yendo fuertemente. El viento crece a más de veinte nudos. El mar crece con olas con alturas a veces de dos metros. Fue El Papagayo de la costa nicaragüense de nuevo. Solo ahora fue del día, por suerte, y algo que ya he experimentado. Fue un buen sentido navegar con confianza en esas condiciones. Me dio la oportunidad de practicar poniendo un segundo rizo en la vela mayor. Lo pone un poco tarde. Fue un desafío que superé.

Pensé por lo largo que hacer. Planifiqué una ruta por el sur y al este para poder entrar por la costa oriental del golfo, donde la corriente y el viento estarían a favor. Había añadido doscientas millas náuticas, días de navegación. No me sentía bien dispuesto a empezar esa jornada. Además no sabía cuándo ni dónde podría estar libre de la corriente fuerte.

Al fin, viré a estribor. Como he previsto, la marcación fue hacia Punta Mariato donde había estado veinte horas antes. Lo acepté porque me ponía más cerca con la costa y mi ruta directa.

Al fin del día, como ocurrió el día anterior, el viento baja a nada. Con el motor, contra la corriente, solo alcancé velocidad de dos nudos y pico sobre la tierra. Como la noche anterior, me fue despertando cada media hora. Con la madrugada, sin cambio de marcación, vi que el rumbo mejoraba. Puedes ver la región marcada “CB”.

Punta Mala, Panamá, desde el sur

Pensé ¿cómo pasa que la corriente pueda estar menos fuerte cuando el agua es menos profunda? Es que hay más resistencia por fricción del fondo. El agua prefiere irse al camino de menor resistencia.

Sigue con motor todo el día contra la corriente y viento para llegar a Ensenada Benao. Allí tenía la fortuna de encontrar amigos con un gran catamarán. Tienen más que suficiente de gasoil y podían vender unos sesenta litros a su costo. Había gastado más de lo previsto y me dio seguridad tenerlo. ¡Qué suerte!

Como pasa, navegué más al sur que va a ver Brisa por un paseo largo del tiempo. Quebré los siete grados de latitud al norte a ponerme a los seis. Quizá esa fue la meta.

Adelante, podrás ver el pronóstico de la corriente gracias a Windy.com. No hube mirado esto antes de mi viaje. En retrospectiva es obvio que he llegado a la zona por mal momento. Además, es obvio que la corriente crece fuera de la costa y no disminuye desde hace decenas de millas náuticas.

Pronóstico de corriente Windy.com doce de abril 1600 horas

Las tres imágenes que siguen, también gracias a Windy.com muestran seis horas de pronóstico de la corriente. En la zona de Punta Mala disminuye según el cambio de marea. Cuando la marea crece, el agua entra al golfo con corriente contra la corriente de circulación. Así sería bueno rodear a Punta Mala con marea baja y creciendo.

Pronóstico de corriente Windy.com quince de abril 0800 horas

Pronóstico de corriente Windy.com quince de abril 1000 horas

Pronóstico de corriente Windy.com quince de abril 1200 horas

categorías: navegación - corrientes - Panamá