Brisa Logo

Aventuras del velero Brisa navegando rumbo a Uruguay
2 August 2021

Al Norte

Los fines de julio hemos vuelto a Puerto Escondido e instalado el nuevo molinete del ancla. Nos vamos al norte. Ya viene la temporada de huracanes.

Molinete del ancla

Saliendo de Puerto Escondido de la mañana la intención es irnos al otro lado del canal, a Isla Danzante solo cuatro millas náuticas. Es sólo para poner el ancla con el nuevo molinete cerca con el puerto.

Con las velas desplegadas, decidimos no sacarlas tan pronto. Tenemos seis nudos de velocidad. Quizá vamos a Bahía Marquer en cambio. Bahía Marquer fue un lindo lugar. Empezamos de allí.

Con Bahía Marquer en visto seguimos con buena velocidad. Es solo el mediodía. Pah. Utilizamos el viento y nos vamos a “Puerto” Ballandra. Son diez más millas náuticas. Solo dos horas. Vamos.

Montañas al atardecer, Caleta San Juanico, BCS

El “Chubi”

En Puerto Ballandra sufrimos nuestro primer chubasco. Los chubascos son tormentas que vienen en la noche. Empiezan en el lado este del Mar, con el continente de México. Atravesaron el mar alimentándose por el agua cálido de manera muy similar con un huracán. La escala es mucho menos, cierto, pero traen ráfagas de cincuenta nudos a veces cuando vienen. No son juguetes. Les doy el sobrenombre, “chubi”.

Este chubi viene a medianoche. Afortunadamente hice mucho ruido, con relámpagos frecuentes antes de llegar. Unos lanchas vienen después que el atardecer, buscando refugio. Teníamos suficiente tiempo poner todo en orden, incluso cerrar bien los tambuchos y las portillas. Cuando viene, sí, había una ráfaga fuerte. Justo dura unos minutos antes que soplar menos fuerte. Viene la lluvia. De alguna manera, fue lindo. Miré el agua dulce cayendo del cielo. El aire salía fresca.

Punta Pulpito, BCS

Los aves de Isla San Ildefonso

El día siguiente navegamos a Caleta San Juanico. Durante una temporada hay muchos cruceros que reúnen acá y pasan las noches con fiestas en la playa. Ahora no hay nadie. Todos han ido al norte.

Pasamos una noche y nos vamos. ¡Al norte! ¡Al norte! Esta es la canción. Tenemos vientos favorables y volamos.

Brisa con velocidad siete nudos a través de estribor

Pasando por la Isla San Ildefonso estamos cinco millas náuticas fuera de la costa, en la Bahía San Sebastián. Desde allí aproximamos Punta Santa Teresa y seguimos la costa hacia Punta Concepción.

Isla San Ildefonso, BCS

Un par de aves tipo las sulas nos siguen por seis o diez millas náuticas, mas que una hora. Jueguen con las corrientes de aire producido por las velas. Volaron sotavento, aproximan, y se deslizan un rato en la bolsilla entre la vela estay y la vela mayor. No puedo verles bien en este tiempo porque están en el lado de la vela opuesto que yo.

De repente, se presentan de arriba, en lo alto del palo y zambullen hacia la proa. Girando barlovento, pasan de la popa, arriba de mi cabeza, para iniciar el juego de nuevo.

A veces se sienten en el mar y me miran pasando, curiosamente, solo empezar su juego de nuevo.

Estos son los mismos aves que zambullen desde una altura de diez o quince metros como misiles verticalmente hacia la superficie del agua. Desaparecen entre el agua con casi ninguna salpicadura, solo un chapoteo, una bofetada breve, para emerger después de uno o dos segundos y impulsarlos al vuelo de nuevo.

Los peces pobrecitos. No tienen suerte ninguna.

Ave jugando con las olas desde las velas

Bahía Concepción

Bahía Concepción es una gran bahía con montañas a ambos lados. Vamos un poco al sur en esta bahía para visitar la Bahía Coyote.

Brisa en Bahía Coyote, Bahía Concepción, BCS

En Bahía Coyote espiamos un velero muy parecido al nuestro. Es otro Westsail 32 con nombre “Bag End”, como el hogar de un Hobbit, como Bilbo Bolsón en El hobbit. ¡Qué nombre precioso para un Westsail! Es evidente que necesita obras en su casco. Los navegantes lo han dejado en la amura hace mucho. Ruega un navegante para cuidarlo.

Otro Westsail "Bag End" en Bahía Coyote, BCS

Saliendo de Bahía Coyote al norte– ¡siempre al norte! –hay viento ligero a popa. Ponemos el spini para la primera vez con viento. Hemos ensayado desplegando y bajando este vela cinco o seis veces fondeado, sin viento ninguno. Ahora hay solo suficiente aire a llenarlo. Nos vamos con dos nudos.

Volamos el spini

Nota la bandera uruguaya, ¿no? La otra de México es de cortesía. La de Uruguay es de voluntad.

categorías: navegación - BCS